Marchitect.es | Raphael se detuvo en Talavera…
23347
post-template-default,single,single-post,postid-23347,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.6,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Raphael se detuvo en Talavera…

Corría el año 1966 y el famosísimo artista español estrenaba un flamante Lincoln Continental convertible que se hizo traer directamente desde la factoría de Ford en Michigan. No era nada habitual el poder ver un coche tan lujoso y de esas dimensiones circulando fuera de las bases americanas en España.
 
Pero él sí podía. Ya llevaba varios años siendo el más famoso…
 
Valga esta misteriosa introducción para comentar acerca de un curioso encargo: Un grupo de amigos del cantante quería sorprenderle obsequiándole una maqueta a escala de este “mítico” coche porque al parecer, tuvo un significado especial en su vida por aquellos años. Eso que llaman “gran valor sentimental…”

 

 

La empresa que realizaría la maqueta no conseguía toda la información necesaria para su realización y contactaron con Marchitect.es para pedirnos la confección de archivos 3D con el suficiente detalle para ser usado como guía de referencia para la construcción del modelo físico.
 
Originalmente se pensó en tallarlo sobre un bloque de madera, pero se dieron cuenta que de esta manera no se podía garantizar el nivel de detalle buscado.  Finalmente se decidió que partiendo del archivo 3D se realizaría el modelo por impresión 3D.

 


 

 

Se contactó con una empresa de impresión 3D en Madrid y nos pidieron que proveyeramos los archivos de impresión en formato STL.
 
Nuestros modelos 3D estaban hechos para realizar imágenes realistas pero, (novatos en estas lides) no tardamos en darnos cuenta que los archivos Obj (evidentemente) no son aptos para usar con la impresora.
 
Con un plazo muy ajustado, nos pusimos manos a la obra y con la ayuda de Marcos que es Diseñador Industrial (y que vive muy lejos), en menos de una semana pudimos entregar los “sólidos cerrados” (STL e IGES) de los diferentes bloques en los que partimos el coche al impresor.
 
La gente de Dynapro3D realizó un muy buen trabajo y de paso aprendimos mucho acerca del proceso de materialización de las piezas. Utilizaron impresión por estereolitografía o SLA, donde básicamente se parte de resina líquida curada por la luz de un láser para solidificarla a una resolución de 100 micras.
 
Aquí podéis ver algunas imágenes del proceso:

 

 

Finalmente en la empresa Maquetas Jallmodel lo ensamblaron, pintaron y acondicionaron para su presentación final.
 

 

¡Vamos Rapha…! Parece que le ha encantado…

 
    

 

Imágenes de la maqueta terminada. Gentileza de Maquetas Jallmodel

 

No Comments

Post a Comment